Sobre el CIC

El ámbito de la Cuenca del Plata, una de las más grandes del mundo, abarca 3.100.000 km2 en el territorio de cinco países: la República Argentina, el Estado Plurinacional de Bolivia, la República Federativa de Brasil, la República del Paraguay y la República Oriental del Uruguay. En esta extensa área confluyen una variedad de riquezas naturales, potencial humano y un desarrollo industrial acumulado, que han sido los factores principales que impulsaron a estas naciones a aunar esfuerzos e intereses para contribuir a su desarrollo económico y social. La creación del Sistema de la Cuenca del Plata se transformó en un elemento de afianzamiento del proceso de integración dentro del cual se busca lograr el crecimiento armónico y equilibrado de la región.

El Tratado de la Cuenca del Plata es la manifestación jurídica de la voluntad de los gobiernos de esos cinco países hermanos de la América del Sur de promover el desarrollo y la integración de la zona.

El órgano permanente del Tratado es el Comité Intergubernamental Coordinador de los Países de la Cuenca del Plata (CIC), cuyo primer estatuto fue aprobado por la II Reunión de Cancilleres, celebrada en Santa Cruz de la Sierra en 1968.

El Comité está encargado de promover, coordinar y seguir la marcha de las acciones multinacionales que tengan por objeto el desarrollo integrado de la Cuenca del Plata, de organizar la asistencia técnica y financiera con el apoyo de los organismos internacionales que estime conveniente y de ejecutar las decisiones que adopten los ministros de Relaciones Exteriores.

El CIC tiene su sede en Buenos Aires, lo que está determinado en el artículo v de su estatuto, existiendo un acuerdo de sede con el Gobierno de la República Argentina, suscripto el 22 de marzo de 1973.

El CIC está integrado por Representantes de cada uno de los países miembro, que son los embajadores extraordinarios y plenipotenciarios acreditados ante el Gobierno del país sede y un funcionario de igual rango designado por la Cancillería Argentina. Dichos Representantes encabezan las Representaciones, que están compuestas, además, por los Representantes Especialistas (técnicos) y otros funcionarios políticos.

La presidencia del Comité es ejercida por los representantes de los Estados miembros, en forma rotativa, según el orden alfabético del nombre de los países y por período de un año como lo establece el estatuto.

Respetando la regla básica de la unanimidad establecida desde 1967 y que rige en todos los aspectos y niveles de deliberación en el ámbito de la Cuenca del Plata, las decisiones del CIC son tomadas siempre por el voto afirmativo de todos los representantes y corresponde un voto a cada país. La Secretaría del Comité está dirigida por un secretario general designado por el voto unánime de las representaciones y está integrada por el personal administrativo necesario para el cumplimiento de las tareas.